Privatizaci?n del Agua en la India

by Dr. Vandana Shiva
Presidente de la Fundación de Investigación para la Ciencia, Tecnología y Ecología.

En la India tradicionalmente el espacio, aire, agua y energía han sido vistos como “no pasibles de ser restringidos a relaciones de propiedad”.  El agua ha sido considerada una herencia sagrada a ser nutrida, conservada, usada de manera sostenible y compartida equitativamente.  Las diversas culturas han desarrollado numerosos mecanismos de administración y propiedad de aguas a través de procesos consensuales y colectivos de toma de decisiones que garantizan la distribución equitativa y el uso sostenible del recurso, especialmente con relación a las necesidades de los pobres.

El sistema de cisternas de Karnataka, por ejemplo, era manejado a través de procesos de toma de decisiones comunitarias que incluían las decisiones de la comunidad respecto al régimen de cosechas, uso del agua, etc.  La comunidad designó al “Narganti” (el que anuda las aguas) para que garantizase que cada miembro de la comunidad obtuviese agua suficiente y que ninguno tomase ventaja indebida de su posición social, financiera o política para obtener más de su cuota de este preciado recurso.

Después de la independencia en la India como en la mayor parte del mundo, el gobierno hizo esfuerzos paralelos para controlar, administrar y distribuir tan preciado recurso, los mismos que eventualmente condujeron a un mal papel dominante en la asignación de aguas.  El agua hoy en día se ha convertido en asunto estatal y las políticas que se aprobaban a nivel nacional ahora se aprueban a nivel estatal.

Durante las pasadas tres décadas el gobierno ha gastado más de Rs. 100 mil millones desarrollando instalaciones de irrigación y se han construido más de 1,554 represas de diversos tamaños.  El Banco Mundial ha prestado asistencia en el desarrollo de las represas de Subarnareka, Upper Krishna, y Narmada, las cuales conducen tanto a la destrucción en gran escala de la ecología y de la biodiversidad de las regiones, como al desplazamiento y destrucción de los medios de vida de millones de personas.

La irrigación intensiva cambió la tecnología del uso del agua a partir de tanques y pozos abiertos hasta los pozos entubados, una vez más con préstamos del Banco Mundial.  Hoy en día la India tiene más de 17 millones de pozos energizados.  El número total de bombas se elevó de 4.3 millones en 1980-81 a 9.1 millones en 1990-91.  El agua del subsuelo se ha explotado intensamente para alcanzar las necesidades agrícolas y domésticas.

Los hidrólogos expertos dicen que ya no hay más fuentes de agua potable que se puedan encontrar en el país.  Las existentes han sido sobre-explotadas por las cuotas del cultivo de artículos de primera necesidad hasta el de cosechas comerciales, así como el aumento de la población. El agua del subsuelo que parecía ser una alternativa satisfactoria, también está desapareciendo.

Los beneficios de la llamada “revolución del agua” no han alcanzado equitativamente a toda la población.  Del total anual de consumo per cápita de agua del país. estimado en 612 metros cúbicos, 594 se usan en la agricultura e industria y 18 metros cúbicos son para uso doméstico.

Las Corporaciones se Apropian del Agua.

En abril del 2002 el gobierno de la India anunció una nueva política de aguas basada en la privatización.  A esta política se le dió forma según las recetas del Banco Mundial para el sector de aguas.

El 21 de junio del 2002 se inauguró una planta privatizada de tratamiento de aguas en Sonia Vihar, Delhi.  La planta de una capacidad de 635 millones de litros de agua está siendo diseñada, construida y operada al costo de 1.8 miles de millones de rupias por Degremont, socio de Suez, el más grande gigante de aguas del mundo.

Suez opera en 130 países de 5 continentes y de los treinta contratos otorgados por las grandes ciudades durante la ola de privatización de aguas de la década de 1990, 20 fueron a Suez.

El agua  para la planta Suez-Degremont de Delhi vendrá de la Represa Tehri a través del Canal del Ganga Alto hasta Muradnagar en Uttar Pradesh y luego a través de una tubería de 3.25  metros de diámetro se dirigirá hacia Delhi.  La capital de Tehri se está hundiendo y más de cien mil personas han sido desplazadas por la represa, la misma que ha costado miles de decenas de millones en construirse (1 crore= diez millones).  Además, la represa ha sido construida en una falla sísmica en el ecológicamente frágil Valle de Bhagirathi.

Suez-Degremont no está pagando ninguno de los costos sociales, económicos o financieros de la construcción de la Represa Tehri.  El país se encuentra altamente endeudado con los préstamos del Banco Mundial para el Canan Ganga.  Incluso la gran tubería de 3.25 metros de diámetro se está construyendo mediante gasto público (en un trecho de 30 kilómetros de Muradnagar a Sonia Vihar).

Los agricultores que debido al acueducto perderán sus tierras así como el agua están protestando.  Los derechos de tierra y agua de los agricultores de Western Uttar Pradesh, cinturón agrícola más fértil de la India, están amenazados.  Las protestas de los agricultores aumentarán como ocurrió en Haryana (Estado de la India) como resultado de que se les hubiera negado el agua de irrigación a consecuencia de la privatización de la energía.

Se ha justificado la privatización del agua bajo la condición de que su costo total deba pagarse.  Cuando los gigantes del agua obtienen mercados mediante la privatización, los gigantes del agua demandan recuperar el costo total a costas de la gente.  Sin embargo, como lo demuestra el caso de la planta de tratamiento de aguas de Delhi, las corporaciones obtienen el agua gratuitamente sin pagarles por la totalidad de los costos sociales y ambientales a las comunidades de cuyas aguas se apropian.

La sociedad público-privada (SPP) es la frase de moda en materia de privatización del agua.  También es el tema dominante de la próxima Cumbre Mundial de Desarrollo Sostenible de Johannesburgo, diez años después de la Cumbre de Río.  La privatización del agua constituye un claro ejemplo de lo que es la propiedad público-privada en materia de aguas, las costas para el sector público y las ganancias para el privado.

La Campaña de Liberación del Agua (Jal Swaraj Abhiyan), la cual ya había preparado una gira de estudio de agricultores desde Tehri en Uttaranchal hasta Delhi para el World Water Day (Día Mundial del Agua), está abocada a detener el latrocinio del agua hecho por las corporaciones de aguas bajo el eufemismo de SPP.  El 9 de agosto, día de la India, los agricultores harán una marcha de protesta de Tehri a Delhi para decirles a MNCs y al gobierno que el sagrado Ganges no se puede mercatilizar.

Fundación de Investigación para la Ciencia, Tecnología y Ecología
www.vshiva.net
kripa@ndf.vsnl.net.in