Declaraci?n Conjunta de Organismos No Gubernamentales sobre el Acuerdo Multilateral de Inversi?n (MAI)

Esbozado: 27 de octubre de 1997/ Actualizado : 11 de febrero de 1998.

INTRODUCCION:

Consideramos como coalici?n de grupos de desarrollo, medio ambiente, y consumo alrededor del mundo con representaci?n en m?s de 70 naciones, que el Acuerdo Multilateral de Inversi?n es un acuerdo perjudicial que no debe proceder en la actual forma, si es que de cualquier forma.

Hay una necesidad evidente por regular la inversi?n multilateral, en vista de la escala de ruptura social y ambiental creada por el incremento de movilidad de capital. Sin embargo, la intenci?n del AMI no es la de regular inversiones sino la de regular gobiernos. Como tal, el AMI no puede aceptarse.

Las negociaciones del AMI comenzaron en la Organizaci?n de Cooperaci?n y Desarrollo Econ?mico (OCDE) en la primavera de 1995, hace m?s de dos a?os y afirman estar sustancialmente concluidas por la OCDE. Tales negociaciones se han llevado acabo sin el beneficio de la participaci?nde las naciones que no forman parte de la OCDE y la sociedad civil, incluyendo organismos no gubernamentales (ONG s) representando los inter?ses de los trabajadores, consumidores, agricultores y organizaciones preocupadas por el ambiente, desarrollo y derechos humanos.

Como resultado, el boceto del AMI est? completamente desequilibrado. Eleva los derechos de los inversionistas por encima de los gobiernos, comunidades locales, ciudadanos, trabajadores y el ambiente. El AMI minar? severamente el escaso progreso logrado hacia el desarrollo sustentable desde la Cumbre de R?o en 1992.

El AMI no s?lo se considera imperfecto ante los ojos de las ONG s sino que al igual se opone a los compromisos internacionales establecidos anteriormente por naciones que forman parte de la OCDE:

El AMI falla en incorporar varios de los acuerdos internacionales m?s relevantes como: La Declaraci?n de R?o; Agenda 21; Las Normas de Naciones Unidas para la Protecci?n del Consumidor (1985); Conjunto de Principios Acordados Multilateralmente para el Control de Practicas de Negocios Restrictivas de la UNCTAD (1981); y el Plan de Acci?n Global de Habitat.

El AMI fracasa en cumplir con el compromiso de la OCDE de llevar acabo una integraci?n econ?mica, ambiental, y de pol?tica social (1).

El AMI elimina las responsabilidades de las empresas transnacionales previamente acordadas por la OCDE bajo las Normas de la OCDE para Empresas Multilaterales 1976 (2)

La exclusi?n de las naciones en v?as de desarrollo y naciones en transici?n de las negociaciones es inconsistente con las pol?ticas de la OCDE sobre el desarrollo de asociaciones (3).

Los problemas con el AMI provienen tanto de las restricciones que pone en la acci?n nacional democr?tica y por su inhabilidad para incluir suficientes nuevos sistemas de regulaci?n y responsabilidad internacional.

En este momento, el AMI no merece obtener aprobaci?n democr?tica en ninguna acci?n. Todos los grupos firmantes de esta declaraci?n har?n campa?a en contra de su adopci?n, al menos, de que se incorporen cambios incluyendo los citados posteriormente en el cuerpo del AMI.

PREOCUPACIONES SUSTANTIVAS

Como est? redactado, el AMI no respeta los derechos de las naciones- en particular, naciones en transici?n y naciones en v?as de desarrollo -incluyendo su necesidad por controlar democr?ticamente el flujo de inversi?n que ingresa a sus econom?as.

El grado de liberalizaci?n contenido en el AMI ya se tacho de impropio por muchas naciones desarrolladas. Sin embargo, las naciones no miembros de la OCDE est?n bajo mucha presi?n para adherirse.

Existen necesidades de inversi?n y desarrollo distintas entre las naciones que forman parte de la OCDE y las que no. En particular, el potencial para la diversificaci?n econ?mica y el desarrollo de los pa?ses en v?as de desarrollo (especialmente los pa?ses menos desarrollados- y las naciones en transici?n)ser? severamente minado por las provisiones del AMI. El principio de paro puede causar un particular problema para las naciones en transici?n, muchas de las cuales no han desarrollado regulaciones de negocio adecuadas.

Las provisiones de retiro del AMI atar?an efectivamente a las naciones a un modelo de desarrollo econ?mico particular por 15 a?os; va a prevenir que gobiernos futuros enmienden sus pol?ticas de inversi?n para que reflejen sus propias avaluaciones del curso econ?mico m?s sabio; y forzar? a las naciones a continuar cumpliendo con el acuerdo aunque exista fuerte evidencia que su impacto ha sido destructivo.

El AMI, no contiene ningun compromiso ni obligaci?n aplicable a la conducta corporativa en cuanto al medio ambiente, est?ndares de trabajo y conducta anti-competitiva. El AMI otorga a los inversionistas extranjeros posici?n exclusiva bajo un acuerdo legalmente obligatorio para atacar regulaciones leg?timas dise?adas para proteger el medio ambiente, salvaguardar la salud p?blica, defender los derechos de los empleados y promover la competencia justa.

A?n m?s, ciudadanos, poblaci?n ?ndigena, gobiernos locales y ONG s no tienen acceso al sistema de resoluci?n de conflictos y posteriormente no pueden sujetar a los inversionistas multinacionales responsables a las comunidades que los reciben, ni comentar en los casos en que los inversionistas demandan al gobierno.

El AMI va a estar en conflicto con muchas existentes y futuras leyes y regulaciones- internacionales, nacionales y sub-nacionales que protegen el ambiente, recursos naturales, salud p?blica, cultura, seguro social y leyes de empleo; causara que muchas se anulen, y va a disuadir la adopci?n de nueva legislaci?n o el fortalecimiento de la ya existente. El AMI est? expl?citamente dise?ado para facilitarle a los inversionistas el movimiento de capital, incluyendo facilidades de producci?n, de una naci?n a otra; a pesar, de la evidencia que el incremento de la movilidad de capital disproporcionadamente beneficia a las corporaciones multinacionales a expensas de la mayor?a de la poblaci?n mundial.

NOSOTROS CONVOCAMOS A LA OCDE Y LOS GOBIERNOS NACIONALES A :

Con respecto a preocupaciones sustantivas:

1) Emprendan una evaluaci?n independiente y comprensiva del impacto social, ambiental y de desarrollo del AMI con participaci?n p?blica total. Las negociaciones deber?an quedar suspendidas durante esta evaluaci?n.

2) Requerir que inversionistas multinacionales cumplan acuerdos obligatorios incorporando est?ndares ambientales, laborales, de salud, seguridad y derechos humanos para asegurar que no utilizen el AMI para explotar reg?menes d?biles de regulaci?n. Asegurarse de que un acuerdo aplicable a responsabilidades de los inversionistas tome precedencia sobre cualquier acuerdo sobre derechos de inversionistas.

3) Eliminar el mecanismo de resoluci?n de conflictos de los inversionistas e implantar en su lugar mecanismos democr?ticos y transparentes que aseguren que la sociedad civil, incluyendo a ind?genas y locales, consigan nuevos poderes para sujetar a los inversionistas a cuenta.

4) Mientras ninguna de las ONG s firmantes se oponen a los derechos de los inversionistas a ser compensadas por expropiaci?n por un estado-naci?n, hay principios adecuados de ley nacional y jurisprudencia para proteger a inversionistas en circunstancias como ?sta. El actual AMI excede estos bien aceptados conceptos de expropiaci?n directa y se aventura en ?reas minando la soberan?a nacional. Nosotros por lo tanto solicitamos que los miembros de la OCDE eliminen la provisi?n de expropiaci?n del AMI para que no se les otorgue a los inversionistas un derecho absoluto de compensaci?n de expropiaci?n.

Los gobiernos deben asegurar que ellos no deben pagar por el derecho de fijar est?ndares ambientales de empleo, salud y seguridad, incluso cuando la obediencia de tales regulaciones imponga obligaciones financieras significativas a inversionistas.

Con respecto a preocupaciones en el procedimiento:

1) Suspender las negociaciones del AMI y extender el plazo de 1998 permitiendo suficiente tiempo para sugerencias significativas del p?blico y partcipaci?n en todas las naciones.

2) Incrementar la transparencia en las negociaciones publicando los bocetos de los textos y las reservas individuales; y programando una serie de reuniones y audiencias en naciones miembros y no miembros abiertas a los medios de informaci?n, parlamentarios y el p?blico en general.

3) Ampliar la participaci?n activa de los departamentos de gobierno en las negociaciones oficiales m?s all? del estado, comercio y finanzas a un rango m?s amplio de agencias de gobierno, ministerios y comites parlamentarios.

4) Re-negociar los t?rminos del retiro para capacitar a las naciones a un retiro m?s facil y r?pido del acuerdo cuando consideren que esta en los intereses de sus ciudadanos. Los pa?ses en desarrollo y las naciones en transici?n que no han tomado parte en las negociaciones no deben ser presionadas a adherirse al AMI.

CONCLUSION

El actual texto del AMI es inconsistente con los acuerdos internacionales firmados por las naciones miembros de la OCDE, con pol?ticas existentes de la OCDE y leyes nacionales promoviendo el desarrollo sustentable. Tambi?n fracasa en tomar en cuenta el trabajo importante realizado por los expertos inversionistas y cuerpos oficiales como el UNCTAD "desarrollo amistoso" criterio para acuerdos de inversi?n(4) y otros trabajos en la responsabilidad de los inversionistas.

Si las declaraciones pol?ticas de la OCDE han de tener alg?n significado, las provisiones anteriores deben ser totalmente integrados en el AMI con la misma fuerza legal como los de liberalizaci?n econ?mica.

Dadas nuestras graves preocupaciones en cuanto al AMI y el irreal marco de tiempo corto dentro del cual el AMI esta siendo conclu?do, mirmaos hacia la OCDE y sus miembros a reconsiderar fundamentalmente tanto el proceso como la substancia del boceto del acuerdo.

Llamamos a la OCDE a preparar una respuesta escrita, detallada y espec?fica de nuestras preocupaciones. Tambi?n llamamos a la OCDE a evitar hablar p?blicamente de las consultas con ONG s sin tambien mencionar, las serias preocupaciones planteadas en esas consultas.

Finalmente, continuaremos con nuestra oposici?n del AMI a menos de que estas demandas sean plenamente cumplidas.

NOTAS:

(1) OECD Ministerial Communique May 1997.

(2) OECD Code of Conduct for Multinational Enterprises, Paris 1992.

(3) "Shaping the 21st Century: The Contribution of Development Cooperation", OECD 1997.

(4) UNCTAD, World Investment Report 1997; UNCTAD Expert Meeting", Development Criteria for Investment Frameworks",1997.

Lista internacionales de sign-ons

Traducido por Maral Piloyan, Public Citizen, marcha de 1998.

PCF URL: 
/trade/issues/mai/Opposition/articles.cfm?ID=1683