Comunicado de Prensa

9 noviembre 2011

Grupos y asociaciones lanzan una campaña global contra el monopolio del grupo Abbott sobre medicamentos esenciales para SIDA.

Buscan la competencia en el mercado de medicamentos genéricos para los tratamientos que salvan vidas patentados por Abbott.

WASHINGTON, D.C. – En más de una docena de países organizaciones y grupos de salud pública empezarán este jueves una campaña global para desafiar el monopolio de los laboratorios Abbott sobre el medicamento Kaletra (lopinavir+ritonavir), una medicina esencial para el tratamiento efectivo del VIH/SIDA. La meta es promover la competencia en el mercado de productos genéricos y así lograr un descenso del precio de dicho medicamento además de permitir que sus componentes puedan ser utilizados en combinación con drogas ya existentes y para crear tratamientos nuevos. 

Desde Estados Unidos a Vietnam, pasando por Brasil e Indonesia, varios grupos intentarán romper el monopolio de Abbott y su control sobre Kaletra. Los altos precios están impidiendo la expansión de tratamientos para el SIDA y obstaculizando la investigación y el desarrollo de nuevas drogas.

La nueva campaña supone un esfuerzo sin precedentes para luchar contra el poder político de la industria farmacéutica y mejorar el acceso a medicamentos que pueden salvar vidas.

En Estados Unidos, Vietnam e Indonesia, los activistas solicitarán a sus gobiernos que autoricen la entrada de genéricos en el mercado según la legislación de propiedad intelectual existente. En Brasil e India se opondrán como partes interesadas a las solicitudes de patentes que el grupo Abbott ha radicado en dichos países, argumentando que el laboratorio no ha cumplido con los requisitos nacionales existentes para  la patentabilidad y por tanto, ésta no puede ser otorgada. En Colombia se espera el veredicto de una acción judicial que solicita una licencia obligatoria y en Ecuador y Tailandia se intentará expandir las licencias obligatorias ya existentes.

Grupos peruanos solicitarán de manera formal a la multinacional Abbott que desista de la solicitud de patentes que se encuentren pendientes, y grupos en Sint Maarten (Holanda), Malasia y China solicitarán de Abbott que licencie el uso de sus productos permitiendo la competencia de genéricos en el mercado. Más de 300 grupos vietnamitas han firmado una carta similar dirigida al grupo Abbott.

“Permitir la liberación  de esta medicina para la libre competencia y su uso para co-formulación salvaría innumerables vidas”, señaló Peter Maybarduk, director del Programa para Acceso Global a los Medicamentos de la organización Public Citizen. “Estos medicamentos pueden ser manufacturados económicamente cuando las barreras creadas por la existencia de patentes pueden ser derribadas. La licitación y libre competencia pueden incentivar el desarrollo de nuevas y mejoradas combinaciones de tratamientos para el VIH/SIDA usando ritonavir. Si los tenedores de la patente y la industria farmacéutica se niegan a negociar, los partidarios intentarán obtener medidas obligatorias para romper el monopolio sobre medicamentos que pueden salvar vidas”.

Kaletra, también conocida como Aluvia, es clave para el tratamiento de VIH/SIDA a nivel mundial, especialmente para pacientes que han desarrollado una resistencia a otras drogas. Una subvención del gobierno norteamericano fue la que ayudó al laboratorio Abbott a inventar ritonavir, el componente esencial de Kaletra. Ritonavir puede incrementar la efectividad de otros medicamentos pero las prácticas de Abbott impiden su uso para potenciar los efectos de los tratamientos y bajar el costo de otras medicinas. Hoy en día el grupo Abbott mantiene un monopolio de altos precios en muchos países de manera que los presupuestos para programas de VIH/ SIDA se encuentran limitados e imposibilita su ampliación para llegar a nuevos pacientes. Pese a que fueron las arcas públicas las que ayudaron a la invención de ritonavir, las acciones de Abbott obstaculizan seriamente el desarrollo e investigación de drogas para el tratamiento de VIH/SIDA.

Expandir el acceso a medicamentos para el SIDA es esencial sobre todo ahora que diversos estudios demuestran que los antiretrovirales tienen una función profiláctica, pudiendo retrasar la epidemia. Esta semana la Secretaria de Estado Hillary Clinton hizo un llamamiento para una generación libre del SIDA. Su éxito depende de si es posible expandir la distribución de drogas para el tratamiento del SIDA.

La entrada de medicamentos genéricos en el mercado ha hecho que los precios de los medicamentos para SIDA hayan descendido de US$ 10.000 por persona por año a menos de US$ 100. Sin embargo los precios de Abbott para Kaletra (también conocida como Aluvia) continúan siendo US$ 400 para muchos de los países más pobres del mundo y mucho más alto (desde US$ 1.000 a US$ 4.000) para otros países en vía de desarrollo. En Estados Unidos, el precio el año pasado fue de US$ 8.000.

Según Sindi Putri, un partidario en Indonesia, “el alto costo de las medicinas patentadas supone un problema adicional para nuestro sistema público de salud. Este día de acción global empezará una campaña en muchos países que busca una mejor coordinación para lograr un mayor acceso a medicamentos”.

Hace diez años, los miembros de la Organización Mundial del Comercio acordaron que las reglas relativas a patentes serían interpretadas e implementadas de la manera más favorable al derecho que los países miembros tienen de proteger la salud pública y de manera particular, promover el acceso a medicamentos para todos. Sin embargo, el poder político de la industria farmacéutica ha hecho muy difícil para muchos países poder usar las salvaguardias que la legislación sobre patentes incluye.

Después de que Tailandia emitiese licencias obligatorias para medicamentos para SIDA, cáncer y enfermedades cardíacas, Abbott respondió cancelando varios planes para vender nuevas drogas en el país y el gobierno norteamericano incluyó a Tailandia en una lista comercial. Muchos países dudan ante tantas medidas coercitivas. 

“Actuando de manera coordinada a nivel mundial hace que podamos enfrentarnos a los abusos de Abbott”, señala Luz Marina Umbasia, una abogada que trabaja con una organización colombiana.  “Este día de acción marca el comienzo de nuestra campaña. Expandiremos nuestra base; trabajaremos para el acceso y la libre competencia de más medicamentos y con nuevos aliados, a medida que progresamos.” 

Para más información: http://www.citizen.org/Kaletra-campaign.

Public Citizen es una organización nacional y sin ánimo de lucro que busca defender a los consumidores. Su sede es Washington, D.C. Para más información, ver www.citizen.org


Copyright © 2014 Public Citizen. Some rights reserved. Non-commercial use of text and images in which Public Citizen holds the copyright is permitted, with attribution, under the terms and conditions of a Creative Commons License. This Web site is shared by Public Citizen Inc. and Public Citizen Foundation. Learn More about the distinction between these two components of Public Citizen.


Public Citizen, Inc. and Public Citizen Foundation

 

Together, two separate corporate entities called Public Citizen, Inc. and Public Citizen Foundation, Inc., form Public Citizen. Both entities are part of the same overall organization, and this Web site refers to the two organizations collectively as Public Citizen.

Although the work of the two components overlaps, some activities are done by one component and not the other. The primary distinction is with respect to lobbying activity. Public Citizen, Inc., an IRS § 501(c)(4) entity, lobbies Congress to advance Public Citizen’s mission of protecting public health and safety, advancing government transparency, and urging corporate accountability. Public Citizen Foundation, however, is an IRS § 501(c)(3) organization. Accordingly, its ability to engage in lobbying is limited by federal law, but it may receive donations that are tax-deductible by the contributor. Public Citizen Inc. does most of the lobbying activity discussed on the Public Citizen Web site. Public Citizen Foundation performs most of the litigation and education activities discussed on the Web site.

You may make a contribution to Public Citizen, Inc., Public Citizen Foundation, or both. Contributions to both organizations are used to support our public interest work. However, each Public Citizen component will use only the funds contributed directly to it to carry out the activities it conducts as part of Public Citizen’s mission. Only gifts to the Foundation are tax-deductible. Individuals who want to join Public Citizen should make a contribution to Public Citizen, Inc., which will not be tax deductible.

 

To become a member of Public Citizen, click here.
To become a member and make an additional tax-deductible donation to Public Citizen Foundation, click here.